Menos quejas, más acción

¿Eres de los que se quejan o de los que deciden y toman acción? De un par de años para acá, descubrí que pocas cosas me sacan tanto de mis casillas como las personas que sólo tienen quejas hacia la vida. Sobre todo, considerando que la vida de cada quien es el resultado de sus propias decisiones. Y sobre decisiones va esta publicación.

La mayoría de las personas dicen disfrutar y se dicen defensoras de la libertad. Sin embargo, cuando se trata de elegir, suelen dejar la respuesta en las manos de otros: sus padres, sus amigos, hasta del gobierno propio. ¿Por qué? Porque no hay nada que les aterre más que hacerse responsable de sus decisiones y saber que el lugar en el que estás hoy parado, es el resultado de todas las acciones que has tomado (o no).

Además, es muy fácil echar culpas: que si mis papás, que si el presidente, que si la maestra, que si mi jefe. ¿Y tú?

Aunque a veces nos aterre, tomar las riendas de nuestra vida es la única auténtica libertad que existe. Y es verdad que hay muchas, millones de cosas que se salen de nuestras manos, pero también es cierto que la forma en que procesamos todas esas cosas y lo que hacemos con ellas, mental, emocional y físicamente, depende totalmente de nosotros.

Así que hoy te invito a que intercambies una queja por una acción. Atrévete, transforma, muévete, experimenta y, si tienes tiempo, quéjate, pero nunca olvides transformar tus palabras en acciones, que es lo único que te va a sacar de donde no quieres estar.

Con cariño,

Lewis Rimá (:

Foto de Música creado por svetlanasokolova – www.freepik.es